Tipos de liderazgo dentro de una empresa

25 de marzo de 2022

1. Introducción

 

1.1. Liderazgo Empresarial

Un buen líder motiva e impulsa a su equipo de trabajo a lograr sus mejores resultados. Claro está que, dentro de una empresa, el factor humano es el más importante para alcanzar el éxito. Es por esto que es importante buscar a los líderes ideales para cada departamento.

La motivación y los resultados de un equipo siempre están influidos por la persona que los guía. Para ser un buen líder es necesario tener una serie de cualidades y capacidades que no todos poseen. La visión, flexibilidad, tolerancia, seguridad y buena comunicación son solo algunas de las virtudes que se deben tener en un buen líder.

1.2. Objetivos

  1. Tipos de Liderazgo.
  2. Invertir en el talento para maximizar los beneficios y crear líderes.
  3. Aprender el comportamiento de un verdadero líder: logra el compromiso laboral.

 

2. Tipos de Liderazgo

 

Existen diferentes tipos de liderazgo y hoy te compartimos con detalle las características de cada uno. Cada tipo de liderazgo tiene sus efectos positivos y negativos. El positivo promueve el desempeño del equipo, y se preocupa por mejorar el bienestar y productividad laboral de cada uno. El negativo, puede generar estrés, pobre comunicación, burnout y consecuencias de baja productividad para la empresa.

 

2.1. 5 Tipos de liderazgo Positivo

 

Liderazgo democrático: Participativo

Este tipo de liderazgo es muy saludable, pues invita a todos los miembros del equipo a participar. Promueve el diálogo y la toma de decisiones entre todo el grupo, recibiendo las opiniones de los demás, aunque finalmente sea él/ella quien toma las decisiones finales, pero con fundamentos.

Bajo su liderazgo todos los miembros se sienten libres de participar en igualdad de condiciones. Estos líderes benefician a los empleados, puesto que los hacen sentirse parte y por supuesto a la empresa, ya que se refuerza el compromiso de todos.

Liderazgo Carismático: Muy efectivo

Este tipo de liderazgo es muy positivo y constructivo, es de los más queridos y comunes de encontrar dentro de una empresa, es muy comunicativo y social. Sabe cómo impulsar a los trabajadores para que saquen su mejor potencial y es capaz de generar el entusiasmo e ilusión necesaria para que los proyectos fluyan con éxito. Es tan poderosa su energía que todo el equipo lo seguiría a donde quiera que sea.

Liderazgo transformacional: Constante Feedback

Este tipo de liderazgo une todos los esfuerzos para crear un buen ambiente de trabajo para lograr resultados extraordinarios. El objetivo de este líder es generar transformaciones entre los miembros del equipo para todos los proyectos y para sus propios futuros, es muy enriquecedor ya que ofrece constante feedback para el mejoramiento de los rendimientos colectivos y la toma de decisiones.

Confía en la autonomía de sus colaboradores, pero es también consciente de la necesidad de centralizar algunas acciones y delegar otras responsabilidades. Sabe cómo potenciar al máximo los esfuerzos de cada uno y es capaz de aumentar los niveles de productividad y rendimiento en general.

Liderazgo transaccional: Obtener logros

Este tipo de liderazgo, se enfoca en las transacciones. Están orientados a resultados y alcanzar metas fijas, promueven recompensas para los colaboradores que obtienen sus logros y que superan las expectativas de su trabajo realizado.

Liderazgo natural: no está reconocido oficialmente.

Este tipo de liderazgo toma el rol de forma espontánea, pero en beneficio de todos, sin notarlo en ocasiones se convierte en el líder del equipo dirigiendo a todos por el mejor camino en común. Es muy apreciado por los demás integrantes del departamento ya que sus decisiones los guían a lograr las metas.

 

2.2. 5 Tipos de liderazgo Negativos

 

Liderazgo autoritario: Las decisiones están en sus manos.

Este tipo de liderazgo es muy extremo ya que tiene poder absoluto en un grupo. Todas las decisiones están bajo su mando y la mayoría de las ocasiones los colaboradores cumplen con las órdenes que éste imponga.

Normalmente el ambiente de trabajo es más denso ya que los miembros del equipo no se sienten cómodos o en capacidad de expresarse a menos que sea aprobado por el líder. Este tipo de liderazgo no es muy funcional entre los equipos de trabajo profesionales.

Liderazgo liberal o ¨laissez-faire¨ (dejar hacer): Descuidan la supervisión del trabajo.

Este tipo de liderazgo, usualmente dan un gran nivel de autonomía a los miembros del equipo, y descuidan el trabajo o únicamente intervienen cuando es necesario. Esto puede tener consecuencias en el equipo de trabajo ya que en algunas ocasiones serán incapaces de organizarse en gestionar sus propios trabajos, entregas eficazmente y en tiempo.

Además, este líder tiende a descuidar las labores de monitorización y seguimiento de trabajo necesario para que los trabajadores conozcan y sepan si su desempeño está siendo correcto, valorado y saber si van por el buen camino.

La mayoría de las ocasiones se lavan las manos y dejan que otros se ocupen del trabajo duro o por completo.

Liderazgo que carece de visión.

Este tipo de liderazgo no es capaz de visualizar a largo plazo, y por eso los trabajadores y la empresa no son capaces de crecer. Carece de motivación y empatía.

La visión como líder y empresario es la que permite proyectar cada una de las acciones que realizar al frente de una organización y aspirar a nuevos objetivos.

Tener visión es la esencia de un buen líder, si el líder no es capaz de tener una visión clara, será mejor que decidas buscar un nuevo empleo.

Liderazgo que no realizan cambios oportunos:

A este tipo de liderazgo les cuesta tomar decisiones acerca de los cambios necesarios, evitan la automatización o ajustes a las nuevas tecnologías, y en algunas situaciones, por desidia los problemas tienen a engordar hasta que se convierten en bolas de nieve imparables con efectos más graves al final de los eventos.

A estos líderes les cuesta adaptarse al cambio y no les gusta experimentar opciones para mejorar, se mantienen en un mismo lugar y son rígidos. Suelen también negarse a escuchar lo que tienen que decir las demás personas y no contemplan diferentes opciones de vista para la solución de problemas o para aprovechar oportunidades. No aplican la empatía, solidaridad y pueden ser muy autoritarios.

Liderazgo orientado a la tarea:

Este tipo de liderazgo no les importa las personas ni hacerlas crecer, lo más importante para ellos es que las tareas se ejecuten de manera rápida, bien hechas, económicamente y eficientemente, sin importar si conlleva o no al crecimiento de los trabajadores y del equipo en sí mismo.

Normalmente este tipo de líderes no tiene tolerancia, son exigentes y no les gusta perder su tiempo, son perfeccionistas y esperan los mejores resultados en todo momento.

(Click aquí para acceder al artículo completo con mapas de procesos incluidos)

 

garantizamos 100 citas en 100 días para que llenes el calendario de tus comerciales