Marketing sostenible: El futuro

19 de noviembre de 2021

1. Introducción

1.1. ¿Qué es marketing sostenible?

El marketing sostenible es la adopción de prácticas sustentables de las empresas para crear mejores relaciones, negocios, condiciones de trabajo y un mejor mundo. Teniendo en cuenta acciones que giran en torno a la triple R de la sustentabilidad:
● Reducir.
● Reutilizar.
● Reciclar.


El marketing sostenible se basa principalmente en la aplicación de acciones y estrategias que tengan como objetivo y como resultado un producto o servicio sostenible, es decir que sean responsables en tres dimensiones:

● Económicamente.
● Socialmente.
● Y para el medio ambiente.

Los responsables de marketing tienen la tarea de satisfacer las necesidades no solo de sus clientes, sino también de los stakeholders. Invitarlos a pensar, crear y promover una conciencia enfocada principalmente al cuidado del medio ambiente.

1.2. Objetivos

1. Porqué es importante el marketing sostenible.
2. Cómo utilizar el marketing sostenible.
3. Beneficios de ser una empresa sostenible.
4. Ejemplos de marketing sostenible.

2. ¿Por qué es importante el marketing sostenible?

2.1. Marketing Sostenible = Empresa – consumidores – planeta.

El marketing sostenible es importante porque satisface las necesidades de un grupo objetivo siendo compatibles con el entorno y la sociedad.

Los principales objetivos de implementar un marketing sostenible en las organizaciones son:

● Crear conciencia en los consumidores para cambiar comportamientos nocivos, los valores sociales y la calidad de vida.
● Informar y educar a la sociedad sobre temas de carácter del medio ambiente.
● Promover acciones benéficas para el cuidado y estabilidad del medio ambiente.
● Disminuir el impacto negativo de las empresas sobre el entorno y el medio ambiente.

Gracias a las campañas de publicidad responsable se puede hacer un impacto positivo y un cambio en las personas para lograr cambiar los hábitos y comportamientos tradicionales de la vida diaria por acciones que promuevan e incentiven el cuidado del medio ambiente.
En una sociedad donde cada vez crece más el consumismo y se hace difícil distinguir entre lo que queremos y lo que realmente necesitamos. Empezamos a ver cómo esta demanda caprichosa continua y está impactando directamente a nuestro planeta.

Las producciones se hacen cada vez más a mayor escala y la búsqueda por encontrar costes más bajos, ha potenciado el uso de materiales altamente contaminantes.
Cada día crece la preocupación por la situación en la que vivimos, por tanto, la urgencia de hacer socialmente responsables a más empresas y aplicar un marketing sostenible para mejorar la relación con sus clientes y su imagen en el mercado.
Todas las acciones que se lleven a cabo tienen que ser con procesos de producción, elaboración y distribución de los productos teniendo en cuenta la protección ambiental, seguridad de sus empleados y responsabilidad social.

2.2. Responsabilidad Social Empresarial

Cabe destacar que el impacto de los seres humanos sobre el medio ambiente es una preocupación realmente reciente por la cual deberíamos pensar siempre en las consecuencias de cualquiera de nuestras acciones.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) exige a las empresas optimizar los procesos de producción a partir de materias primas renovables, fortalecer el respaldo por parte de organismos gubernamentales, crear motivación y compromiso con el medio ambiente y la sociedad, entre otros.
Claro que la aplicación de los cambios de prácticas implica desafíos e inversión, pero que sin duda cambiarán el mundo.
Debido a la información alarmante acerca del cambio climático, es nuestra responsabilidad tenerlo presente, adaptarnos a la realidad, promover marcas sustentables y exigir a las empresas ser sostenibles también, para todos juntos reducir la huella de carbono en el planeta.

Los clientes ya están eligiendo productos ecológicos, así que ahora es turno de las empresas convertirse socialmente responsables.

3. Cómo utilizar el marketing sostenible.

El marketing sostenible se aplica directamente en la producción y elaboración del producto. Esta debe ser eficiente, orientada hacia el reciclaje y con reutilización de residuos o control de la contaminación. Para tener presente siempre la protección ambiental, responsabilidad social y seguridad de los empleados.

Para utilizar el marketing sostenible es importante seguir las siguientes acciones:

1. Promover el consumo responsable VS el convencional:

Como empresas socialmente responsables será tu deber crear conciencia a los consumidores para que puedan elegir productos o servicios en función de su impacto ambiental y social. Que tengan impactos positivos, como: que procedan de una economía justa y local, o que tengan huella ecológica reducida, que promueva la reutilización y la opción de reducir los residuos que se generan o que el producto pueda ser 100% reciclado, si este ya no puede tener una segunda vida útil.

2. Sé el ejemplo con tu conducta:

Realiza las actividades sostenibles y pon el ejemplo para tus clientes, empleados y todas las demás personas en tu empresa que te rodean.

Algunos ejemplos son: colaborar con proyectos sociales y ambientales, facilitar el transporte en tu entidad para que sea más sostenible, consumir productos sostenibles, imprimir en papel reciclado con tintas ecológicamente amigables, cambiar la comunicación a virtual y online, crear catálogos online, reducir el consumo de gases efecto invernadero, reciclaje de basura orgánica y biodegradable, aprovechamiento de luz y agua, entre muchas otras más…
Es importante lo que haces y también que lo cuentes para motivar a más empresas a sumarse.

3. Ayuda a asociaciones con causas ambientales.

Identifica las asociaciones con causa y apoya con la que te sientas más identificado. Existen diferentes asociaciones contra la contaminación y el cambio climático, ya sean locales o globales todas benefician el planeta y tus acciones al apoyarla tendrán también una repercusión global y una imagen positiva para tu empresa.

4. Avala tus productos o servicios con etiquetas o certificaciones y muéstralo:

Existen diferentes etiquetas y certificados ecológicos que reconocen a los productos como sostenibles o ̈verdes ̈.

Es importante saber cuáles se basan en su ciclo de vida, en un aspecto ambiental concreto o en declaraciones ambientales de producto.
Puedes informarte bien para conocer si existen etiquetas o certificaciones en tu país que aprueben los productos locales y realiza una investigación para saber qué consumidores las buscan y están interesados en consumirlas.

5. Comparte y promociona tus productos ̈verdes ̈ en el mundo online.

Crea tu comunicación en base a tus productos sostenibles. Diseña una estrategia de marketing digital que se complemente en todos los canales y donde se muestre lo que haces y cómo lo haces.
Haz un sitio web para generar credibilidad, visibilidad y canal de venta y acompáñalo con un buen
uso de las redes sociales.

Aprovecha la retroalimentación de tus clientes y ofrecerles promociones atractivas para probar tu producto y para que se pueda difundir más tu mensaje verde, acerca de cómo beneficia el medio ambiente.

Establece objetivos de cómo ser más sostenible año tras año y comparte todas tus acciones en tus redes sociales. Verás cómo tus esfuerzos e inversiones se verán reflejados en nuevos clientes y en clientes más felices.

4. Beneficios de ser una empresa sostenible.

Además de ayudar al medio ambiente, las empresas sostenibles tienen muchas oportunidades de crecimiento y crean conciencia de la importancia de cuidar el entorno.

Algunos de los beneficios de ser una empresa sostenible son los siguientes:

(Click aquí para acceder al artículo completo con mapas de procesos incluidos) 

garantizamos 100 citas en 100 días para que llenes el calendario de tus comerciales